Social

Desaparicion-forzada-en-Iguala

Masacre de Iguala: #YaMeCansé es el hashtag que resume el dolor en México

Durante la noche del 26 de septiembre del 2014 y la madrugada del día siguiente fue escrito uno de los capítulos más sangrientos de la historia en México.

El caso ha marcado la conversación política del país durante los últimos meses, siendo los canales sociales como Facebook, Twitter y Youtube, los medios utilizados de forma recurrente para exigir  justicia por parte de la sociedad civil.

Según la fiscalía a cargo de la investigación de los hechos, un grupo de policías de Iguala y Cocula  tirotearon en Iguala a estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, mejor conocida como Escuela Normal Rural de Ayotzinapa (Estado de Guerrero).  Los estudiantes se habían desplazado a la cercana Ciudad de  Iguala ( 118 468 habitantes) para recaudar fondos para sus actividades políticas.

No se trata de la primera vez la Escuela Normal de Ayotzinapa  acusa represión por parte del gobierno local y federal. Esta escuela cuenta además con una fuerte tendencia de izquierda.

Los supuestos responsables de la matanza son miembros de la Policía Municipal de Iguala y presuntos grupos criminales. Según las las investigaciones de la Fiscalía general de México, esa noche murieron seis personas, 25 resultaron heridas y 43 jóvenes fueron detenidos y entregados al cártel Guerreros Unidos, que los habría ejecutado e incinerado.

A decir de los investigadores José Luis Abarca, ex Presidente Municipal de Iguala de la Independencia, Guerrero junto a su esposa, María de los Ángeles Pineda, son los autores intelectuales de la masacre, que tras varias semanas de búsqueda  fueron capturados por las autoridades de ese país.

CRONOLOGÍA DE LAS REPERCUSIONES

 El 3 de octubre las Naciones Unidas condenó lo ocurrido en Iguala y calificó los hechos como los “más terribles de los tiempos recientes”. Cientos de personas salieron a las calles de la capital del Estado de Guerrero, Chilpancingo, para reclamar la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos.

 El 6 de octubre el presidente de México, Enrique Peña Nieto, hizo por primera vez declaraciones sobre el caso y aseguró que “no habrá el más mínimo resquicio para la impunidad”. La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México asegura que ve delitos de lesa humanidad en las desapariciones de Ayotzinapa.

 El 8 de octubre se convocó a una marcha nacional anunciada por el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional). Los manifestante se desplazaron en varios estados de México, en total 15.000 personas se manifestaron.

 El 10 de octubre se realizó la primera Asamblea Interuniversitaria en la cual se llamó a los estudiantes de escuelas nacionales a organizarse y movilizarse para exigir a las autoridades la presentación de los estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero. En dicha asamblea se contó con la participación de más de 30 escuelas en la zona metropolitana.

El 22 de octubre, a través de redes sociales, estudiantes de diversas instituciones de nivel superior y organizaciones sociales de todo el país y de varias naciones, convocaron a manifestarse en el Día de Acción Global por Ayotzinapa.

Antes del 29 de octubre, Peña Nieto no había realizado ninguna acción en contra del gobernador de Guerrero ni del Alcalde de Iguala, tampoco había tenido contacto con los familiares de las víctimas. Sin embargo, ese día se reunió con los padres de los 43 desaparecidos así como con sus abogados.

Tras la junta con los padres que duró más de seis horas, el Presidente lanzó un comunicado a la prensa en el cual explicaba los acuerdos a los que se habían llegado y dio a conocer la minuta firmada por él, con las acciones a seguir.

Esta semana, dos de los padres de las víctimas viajaron a Ginebra, donde el Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU, compuesta por 10 expertos, citó a una amplia representación de la sociedad civil y del Estado mexicano para revisar su práctica y elaborar un informe final.

REDES SOCIALES

Las marchas fueron multitudinarias y organizadas por diversos grupos, y con diversos mensajes, pero siempre con el mismo objetivo: reclamar justicia y la aparición de los 43 estudiante desaparecidos.

Las redes sociales ocuparon un rol destacado en la organización y las repercusiones a nivel global.

El hashtag más destacado del caso es #YaMeCansé luego de 26 días de posicionarse como trending topic en Twitter, acumuló más de cuatro millones de menciones.

#YaMeCansé surgió el 7 de noviembre, cuando Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República, dijo a los periodistas “Muchas gracias. Ya me cansé.” De esta forma el procurador daba por terminada una rueda de prensa ante los cuestionamientos sobre la desaparición de los 43 normalistas. Acá la rueda de prensa completa:

Después de dos meses #YaMeCansé tenía siete millones de menciones y el 8 de noviembre se volvió una tendencia mundial, ocupando el segundo puesto mundial, según Trendinalia.com.

“Ya me cansé” se convirtió en un símbolo para mantener viva la indignación causada por la violencia, la impunidad por el caso de los normalistas y para pedir soluciones a la violencia.

También ha sido útil, por la naturaleza del mensaje, para que la sociedad haga un recuento de la realidad política y social de la que está cansada. El hashtag ha permitido la organización de  las marchas y el aumento de la presión internacional, principalmente por parte de la prensa, para que el gobierno tome medidas contra una violencia causada.

Otros de los hashtags que llenaron las redes fueron #Ayotzinapa, #AccionGlobalporAyotzinapa, #AyotzinapaSomosTodos, #LutoNacional y #20NovMX. Mientras que las cuentas de Twitter más mencionadas fueron la del Presidente Enrique Peña Nieto y la cuenta de la Procuraduría General de la República.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence