Social

turquia_infografia

Turquía versus la libertad de expresión: el bloqueo a Twitter y Youtube

 El 31 de marzo pasado, el fiscal turco Mehmet Selim Kiraz fue secuestrado y asesinado por la organización de extrema izquierda conocida como Partido-Frente de Liberación del Pueblo Revolucionario (DHKP-C). Las consecuencias políticas del suceso fueron opacadas por una medida inesperada: el 6 de abril, la justicia turca ordenó bloquear a Twitter y Youtube por mostrar las fotos del rapto y, así, “promover el terrorismo”. El veto alcanzó, además, a otros 166 sitios, entre ellos diarios locales y blogs de noticias.

 La comunidad internacional fue la primera en solidarizarse con el país y condenar esta afrenta a la libertad de expresión. Según las estadísticas de Topsy, Turquía pasó de ser nombrada entre 50 y 100 veces por día en Twitter, a más de 30.100 menciones entre el 6 y el 8 de abril. El hashtag característico fue #TwitterIsBlockedInTurkey, utilizado en más de 144.000 tweets.

 El trasfondo político

 Kiraz, centro de la disputa, dirigía la investigación por la muerte de Berkin Elvan, un joven de 15 años que falleció en 2014, luego de ser golpeado por la policía en una protesta contra el gobierno y permanecer en coma durante nueve meses.

 El DHKP-C (organización considerada terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea)  amenazó al funcionario si no obligaba a los oficiales supuestamente responsables a confesar el crimen en televisión, para luego someterse a un juicio popular. Además, debía liberar sin cargos a quienes fueron arrestados en las manifestaciones que pedían justicia por Elvan.

Ante la negativa, dos militantes secuestraron al fiscal. Las negociaciones se extendieron por seis horas. En un momento confuso, los rebeldes hirieron de muerte a Kiraz y la policía respondió con disparos que acabaron con la vida de los miembros del DHKP-C.

 Acostumbrados a la censura

 La censura parece una triste tradición. En marzo de 2014, el entonces primer ministro Recep Tayyip Erdoğan (hoy presidente) promulgó una ley para bloquear sitios que tuvieran contenidos sospechosos, de espionaje o “actividades inmorales”. Aplicó la norma unos días antes de las elecciones para bloquear a Twitter y Facebook por difundir hechos de corrupción que lo implicaron personalmente.

 Esta vez, Facebook se salvó del veto por ser el primero en retirar las imágenes polémicas. Pero también está en la mira del mandatario, quien ha declarado públicamente su deseo de expulsar a las redes sociales de su país.

Por su parte, el grupo de periodistas Turkish Press Council ha manifestado que prohibir sitios web está en conflicto con la democracia y que no tiene sentido cerrar plataformas que albergan millones de noticias útiles debido a algunos contenidos inadecuados.

Turquía tiene 46.282.850 de usuarios conectados a Internet, lo que la convierte en el 13° país en el mundo en nivel de conectividad. Los internautas se las han arreglado para aprender a sortear los bloqueos, por ejemplo, modificando el DNS para ocultar el lugar de conexión. La cuenta de Twitter @SpiritOfGezi (1.513 seguidores), especializada en denunciar hechos críticos de dicha nación, afirmó que más de 3 millones de tweets se escribieron durante el bloqueo.

El tuitero @holysinner69 (3.117 seguidores), que vive en Ankara, escribió el 6 de abril: “Twitter está bloqueado supuestamente, pero lo estamos transmitiendo a todo el mundo con un hashtag, bienvenidos al país de la ironía”. Incluso el principal opositor al gobierno, el político Kemal Kilicdaroglu (2,8 millones de seguidores), escribió ese día en la red social: “¿No se dan cuenta? Cuanto más lo prohíben, más tuitea la gente”.

 

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence