Social

ecuador john oliver illuminatilab

John Oliver, el humorista que pone el dedo en la llaga del mundo

¿Cómo hacer para que una gran audiencia se interese por temas políticos y sociales? Puede parecer un desafío casi imposible, pero el inglés John Oliver lo logró. Y no sólo eso: alcanzó un éxito inigualable con la ayuda del humor satírico.

El comediante de 38 años, nacido en Birmingham (Reino Unido), empezó a demostrar sus dotes humorísticas en un grupo de comedia de la universidad de Cambridge y hoy se impone como uno de los hosts de televisión más influyentes en Estados Unidos. Cada vez que menciona algún tema en particular, se desatan fuertes reacciones en el mundo. ¿Quién es Oliver y cuál es su secreto?

De la persona al personaje

Entre 2001 y 2005, John Oliver forjó las bases de su profesión. Al principio, se dedicó al stand up y, luego, siguió con participaciones en programas cómicos como “Mock the Week”.

Recién en 2006 su carrera dio un salto drástico: por recomendación de Ricky Gervais, “The Daily Show with Jon Stewart” lo contrató como corresponsal británico permanente y decidió mudarse a Estados Unidos. Gracias a su habilidad como escritor, tuvo un gran desempeño en el programa y ganó tres Emmys por sus guiones.

En 2013, Stewart se tomó ocho semanas para dirigir una película y Oliver lo reemplazó. La recepción del público y las críticas fueron tan buenas que los directivos de HBO le ofrecieron su propio show de comedia: “Last Week Tonight”, que empezó a emitirse en abril de 2014.

En un año de trayectoria, el programa llegó a los 4 millones de espectadores, igualando a su compañero de canal “Real Time con Bill Maher” (al aire desde 2013), aunque es mucho más popular en las redes sociales (tienen 1.612.365 de suscriptores en Youtube, contra los 238,536 de “Real Time”). En 2015, Oliver entró en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de la revista Time.

Momentos televisivos para no perderse

A la par que participaba como actor en la serie “Community” o le prestaba su voz a uno de “Los pitufos”, la popularidad del inglés fue creciendo. Esto consolidó aún más su imagen pública.

Los temas sociales y políticos resonantes siempre tienen su lugar en el show. El video más visto, con casi 10 millones de reproducciones, es una fundamentada denuncia contra la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) y su manera de hacer negocios con la Copa Mundial de Fútbol.

Sin embargo, también hay espacio para asuntos menos álgidos. El año pasado, Oliver entrevistó a Stephen Hawking, considerado el hombre más inteligente de la Tierra. El resultado fue hilarante, en particular, cuando el humorista lo inquirió sobre la inteligencia artificial. Oliver le preguntó a Hawking si era él quien hablaba o su computadora había tomado el control, y el físico le respondió que ambos pensaban que él era un idiota.

La tensión y el humor

También generó algunos momentos tensos (aunque igualmente divertidos) cuando en su programa trató temas que concernían a América Latina. Un comentario sobre la sensibilidad de Rafael Correa llevó a un ida y vuelta con el presidente ecuatoriano, tanto por televisión como por Twitter. Oliver lo acusó de no emplear su tiempo sabiamente y de agredir a la prensa, mientras que Correa lo tachó de “grotesco” y poco gracioso. También realizó un comentario mordaz sobre el polémico tweet de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre China, y sobre el que ya te contamos en un post anterior.

El último gran hit de Oliver ocurrió a principios de abril, cuando entrevistó a Edward Snowden, el “héroe o traidor más famoso de los últimos tiempos”, tal como lo definió en la presentación. Sometió al ex miembro de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos a una lista de interrogantes que ningún medio había hecho antes (como, por ejemplo, si había leído todos los documentos estatales que había filtrado).

Quizá ese sea el secreto que lo llevó a ser el portavoz de un público joven y analítico: mezclar el humor absurdo con la comedia arraigada en la crítica social; no subordinarse al poder y hacer esas preguntas incómodas que nadie se anima a decir en voz alta.

 

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence