Social

bachelet-quelepasaachile

Michelle Bachelet: enroques en el gabinete para escapar de la crisis

El miércoles 6 de mayo, la presidenta chilena Michelle Bachelet anunció en el programa de televisión del conocido conductor Don Francisco (Mario Kreutzberger Blumenfeld), que se emite por Canal 13, que le había pedido la renuncia a todos sus ministros y que se tomaría 72 horas para pensar en su nuevo gabinete.

Esta declaración desató la polémica: no sólo por la magnitud de la noticia, sino porque usó un show popular para dar un aviso que, en estos casos extremos, debería brindarse desde el Palacio de la Moneda. Las críticas giraron en torno a que la mandataria tuvo la intención de dar un golpe comunicacional que la ayudara a reflotar su imagen en este duro momento.

Cabe recordar que la presidenta terminó su primer mandato (2006-2010) con el 80% de aprobación popular. Llegó a su segundo mandato con el 62% de los votos en la segunda vuelta, pero su nivel de aceptación está en el peor momento: alrededor del 30% de imagen positiva.

El planteo del “nuevo” gabinete

Finalmente, Bachelet realizó una serie de enroques en los que mantuvo a parte de su gabinete, reasignó a algunos ministros y dejó fuera del gobierno a otros. Fueron nueve cambios, en un total de 23 ministros.

El vocero de la Presidencia dejó de ser Álvaro Elizalde, para darle lugar a Marcelo Díaz (que ejercía como embajador en Argentina). Rodrigo Peñailillo fue expulsado del Ministerio del Interior y en su sitio entró Jorge Burgos. Por primera vez desde que volvió la democracia, un ministro de Hacienda no terminó su mandato: Alberto Arenas fue reemplazado por Rodrigo Valdés.

En el Ministerio de Desarrollo Social, se fue María Fernanda Villegas y asumió Marcos Barraza (segundo ministro comunista que habrá en la gestión). Jorge Insunza suplantó a Ximena Rincón en la Secretaría General de la Presidencia; al igual que Ernesto Ottone reemplazó a Claudia Barattini en el Ministerio de Cultura.

Por último, Javiera Blanco pasó del Ministerio del Trabajo y Previsión Social (dejando su puesto para Rincón) al Ministerio de Justicia. José Antonio Gómez ya no será el ministro de Justicia, sino el de Defensa (en lugar de Burgos).

¿Cómo se originó la crisis política en Chile?

Además de los desastres naturales que no favorecen precisamente el bienestar de la sociedad chilena (como las inundaciones en Atacama y la erupción del volcán Calbuco), existen hechos puntuales que han contribuido a menoscabar la imagen del gobierno.

Uno es el Caso Penta o “Pentagate”, que estalló a fines de 2014. Se acusa a empresas poderosas como Soquimich y Penta de haber emitido facturación falsa con el objetivo de estafar al Estado chileno. Con los fondos desviados se habría pagado campañas de distintos políticos. La investigación está en pleno desarrollo.

El segundo golpe involucra directamente al hijo mayor de Bachelet, Sebastián Dávalos, y a su mujer, Natalia Compagnon (también se lo conoce como Caso Caval, ya que se asocia al matrimonio con dicha empresa). Dávalos y Compagnon pidieron un crédito multimillonario para comprar determinados terrenos, con la intención de sacar un gran beneficio de la reventa. En el medio, lograron que las tierras pasaran de la denominación “uso agrícola” a “uso urbano” para que aumentaran su valor. Se los investiga por los delitos de uso de información privilegiada y tráfico de influencias.

Por último, la joven promesa Rodrigo Peñailillo, de 41 años, fue removido definitivamente del gobierno. Esto fue consecuencia de un escándalo en el que se lo vinculó con Giorgio Martelli, un operador político oficialista acusado de recaudar fondos millonarios de una empresa que pertenecía al ex yerno de Augusto Pinochet.

Repercusión de la noticia

La sorpresiva declaración tuvo su correlato en la prensa. La Segunda, de Chile, tituló: Mientras corren las apuestas: La mañana de Bachelet, con un gabinete en el limbo. Varios diarios importantes apuntaron a señalar el pedido de renuncia (como Clarín y El País). Otros medios, como The Financial Times, apuestan a un giro de esta gestión hacia el centro.

Como siempre, Twitter fue el lugar donde confluyeron todas las bromas. El hashtag #QuéLePasaAChile alcanzó más de 46.000 tweets el 6 de mayo y en ocasiones fue la compañía de graciosos memes que ilustraban la ansiedad de los ministros y la cara de sorpresa de Don Francisco al recibir la noticia.

Por su parte, el hashtag #CambioDeGabinete, un poco más serio, fue cobrando relevancia en los últimos días y ha llegado a casi 100.000 tweets el 11 de mayo. El nombre de la ministra Ximena Rincón fue trending topic el día del anuncio y no deja de sonar en Twitter.  Los cambios de gabinete fueron tendencia en las búsquedas en Google de Chile. Y la decreciente popularidad de la presidenta se ve reflejada en una cuenta que ya tiene 17.000 seguidores.

Pero, ¿qué alcance tiene esta crisis? Si bien no hay posibilidades de que otras fuerzas tomen el poder, sí se nota una falta de apoyo popular en un proyecto que prometía grandes cambios, según le dijo Hugo Frühling (director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile) a BBC Mundo. Bachelet aseguró que Chile no es un país de corruptos, que su misión será dejar una democracia transparente y legítima. Por el momento, el cambio de gabinete es parte de su estrategia para repuntar el mandato que culminará en 2018.

 

Back

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence