Social

illuminati_-_ciberataques

Ciberguerra: EEUU, ¿el blanco preferido de los hackers?

La ciberguerra pasó de estar en los libros de ciencia ficción a ser una realidad. Si hablamos de las nuevas tecnologías como campo de batalla y de los virus informáticos como armas, es imposible no preguntarse sobre los infinitos matices que puede tomar este conflicto, dada la más fértil de las herramientas: Internet.

Los ciberataques le cuestan al mundo entre 300 mil millones y un billón de dólares por año y se estima que se produce un ciberataque cada un segundo y medio. En un recuento de los ciberataques a lo largo de la historia, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) posiciona al primero en 1988 y los hechos van escalando en eficacia y frecuencia hasta a medida que pasa el tiempo.

Los recursos asignados para la ciberseguridad son cada vez mayores. La Unión Europea, en 2014, empleó cerca de un millón de profesionales para su ciberseguridad y destinó 850 millones de euros como presupuesto para investigación en el tema, para el período 2013-2020. En tanto, en Estados Unidos son 107.000 las personas dedicadas a la ciberseguridad. La Agencia de Seguridad Nacional le dedica a la problemática un presupuesto de 52,6 mil millones dólares.

Estados Unidos es uno de los blancos preferidos de los hackers. Desde entidades como el Bank of America o Citigroup, hasta empresas de seguros médicos, pasando por oficinas del Estado: millones de archivos confidenciales han sido vulnerados por los hackers. La mayor parte de los ciberataques a este país provienen de Rusia, China, Irán y Corea del Norte.

Los últimos ataques

En diciembre de 2014, un agresivo ciberataque dejó fuera de servicio a Sony Pictures. Se encontraron pruebas para vincular este acto con Corea del Norte (se supone que fue una respuesta a la película “The Interview”). Se lo consideró una afrenta a la seguridad nacional y, en respuesta, el gobierno estadounidense anunció sanciones para el país asiático: el objetivo fue profundizar su aislamiento político y económico, pidiendo a las entidades financieras, por ejemplo, que dejen de incluirlos en sus negocios.

En febrero de 2015, EE.UU. creó el Centro de Integración de Inteligencia contra la Amenaza Cibernética (CTIIC) para aunar los esfuerzos de ciberseguridad en una misma entidad, analizando la información obtenida por otras oficinas. Y, en abril, el Pentágono abrió una oficina en Silicon Valley, con la intención de acercarse a los profesionales que trabajan en estas áreas e invitarlos a trabajar por la ciberseguridad del país.

Sin embargo, estos grandes esfuerzos parecieron ser burlados por los hackers. A principios de junio, lograron quebrantar la seguridad de la OPM (Office of Personnel Management), la oficina gubernamental que recopila los datos de trabajadores públicos y funcionarios. La ciberacción dejó al descubierto la información de 4 millones de empleados y se cree que provino de China.

Luego de este ataque, y horas después de que el presidente Barack Obama le pidiera al G7 nuevas leyes de ciberseguridad, el sitio de la Armada estadounidense fue hackeado por un grupo autodenominado “Armada Electrónica Siria”.

Una guerra que se actualiza cada segundo

Como medida para paliar el grave ataque a la OPM, el gobierno estadounidense ha prometido un programa de monitoreo y un resarcimiento económico si en los próximos meses las víctimas del hackeo sufren alguna consecuencia. Ante las acusaciones por el hackeo a OPM, China ha declarado que no hay pruebas que la involucren en este atentado, y que, por ende, tales acusaciones son “irresponsables y contraproducentes”.

Los diarios del mundo cada vez se hacen mayor eco del trasfondo político detrás de cada ciberataque y los lazos que los unen quedan al descubierto. Ante el caso de la OPM, por ejemplo, el mismo New York Times tituló: Hacking Linked to China Exposes Millions of U.S. Workers. Por su parte, La Nación (Argentina) escribió: Cortocircuito entre EE.UU. y China por un masivo ciberataque.

Por su parte, en Twitter, el último ciberataque atribuido a China despertó el interés de los usuarios: se llegó a más de 2.500 tuits con el hashtag #cyberatack el día del suceso. Se trata de una temática constante: durante el último mes hubo más de 14.000 tuits al respecto. Cabe destacar que desde los perfiles de Obama en Twitter y Facebook no se ha hecho ninguna referencia sobre la vulneración de la OPM.

El presidente estadounidense ha manifestado su preocupación sobre el tema, pues considera que los ataques contra su país seguirán incrementándose. Ha declarado que tienen que ser “tan ágiles y agresivos” como sus atacantes. Los contrincantes ya están parados cada uno en su fortaleza cibernética, ¿cuál será la nueva batalla que se libre en Internet?

Back

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence