Social

Infografía_-_Cadena_Nacional

El alimento de los tuiteros: la #CadenaNacional en Argentina

Cristina Fernández de Kirchner, es la política más mencionada en redes sociales. Consciente del poder de los medios, asegura que sus intervenciones llamen la atención y generen debate. No obstante, esa estrategia política de la presidente, ha incluido el uso constante de la Cadena Nacional.

Hace unos días, fue denunciada penalmente por la oposición debido a lo que muchos consideran un abuso que el partido gobernante en la Argentina hace de la cadena nacional, al que consideran excesivo e ilegal ya que lo toman como un acto proselitista (la acusación ya fue desestimada por el juez federal Sebastián Ramos) y que viola los requisitos que establece la ley para su realización.

La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual N° 26.522 establece que sólo podrá utilizarse este tipo de comunicación “en situaciones graves, excepcionales o de trascendencia institucional”. Solo en lo que va del año 2015, Fernández de Kirchner, ha convocado la cadena nacional 24 veces – recordemos que es un año de campaña- y realizó 28 en 2014. Es decir, que lleva hablando directamente a los argentinos un poco más de 4.600 minutos en algo más de 121 enlaces nacionales. En comparación, su antecesor Néstor Kirchner usó este recurso solamente dos veces en cuatro años de mandato.

 El periodista Alfredo Leuco está en contra de este hábito: “Cristina abusa de la cadena nacional y la transforma en un spot de campaña, sin vergüenza de mostrar estos últimos 12 años como la mejor gestión de la historia, con nuestro dinero”. En cambio, Aníbal Fernández, jefe de Gabinete, defendió el empleo de este espacio: “cuando los medios no ocupan ese lugar de llevar a la sociedad las cosas que se están haciendo, para que las comprenda y las conozca, hay que tomar otro tipo de decisiones, como es la cadena nacional”.

Un sello latinoamericano

 Cristina no está sola uso de los enlaces de radio y televisión, y  tampoco es la mandataria latinoamericana que más recurre a las cadenas nacionales. Cristina Fernández de Kirchner contabiliza 3.19 días al aire.

En Venezuela, Nicolás Maduro durante el 2014, según la medición realizada por @cadenometro, realicó 163 transmisiones oficiales de radio y televisión, una duración de 174 horas y 48 minutos, es decir  7,25 días al aire.

Sin embargo, el mandatario que más usa los medios de difusión y las cadenas nacionales como instrumento de comunicación de su gobierno es Rafael Correa de Ecuador, quien según la ONG Fundamedios desde  el 2007 al 2013 habría intervenido 55 días ininterrumpidos de transmisión durante las 24 horas ha representado la comunicación del Gobierno en 8 años. Esto incluye 2.181 cadenas (hasta agosto del 2013) y 356 enlaces sabatinos radiales.

El furor en Twitter

Es sabido que cada vez que habla la presidenta, en Twitter se le dedica mucho tiempo e ingenio. En el último mes hubo más de 50.000 tuits con el hashtag #CadenaNacional. El día que más se tuiteó con este hashtag fue el 25 de mayo (13.693 tuits): el discurso fue importante porque se celebraba una fiesta patria y se recordaba la asunción de Kirchner como presidente en 2003.

 Muchos son los hashtags que ha generado la cadena nacional y el humor (a veces políticamente incorrecto) de los tuiteros. Uno de los más famosos es #LaMuda (marzo de 2012), que surgió de unas extensas palabras de la presidenta en el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso. Los adeptos a la red social no podían dejar de ver a la intérprete de lenguaje de señas, que apenas daba abasto por la velocidad del relato. #LaMuda llegó a ser trending topic (TT) mundial.

Otros TT que trascendieron fueron #Aumentamos (en febrero de 2014, con el anuncio de un aumento a los jubilados), #DaleCristina (en agosto de 2014, la presidenta se plantó ante los “fondos buitres”) y #CristinaCumple (febrero de 2015, con motivo de su cumpleaños número 62). Cabe recordar que estos hashtags se usaron tanto a favor como en contra de la presidenta.

Entre los TT más graciosos están #cuete (en octubre de 2014, la presidenta anunció el lanzamiento del satélite ARSAT 1, al que Julio De Vido denominó “cuete” en vez de “cohete”) y #Renol (en abril de 2015, CFK confirmó una inversión de 600 millones de dólares de las empresas Nissan y Renault, y tuvo problemas para pronunciar la marca francesa).

CFK es una mandataria que le presta mucha atención a las redes sociales. En Twitter, tiene 3.831.226 seguidores y lleva escritos 7.733 tuits. En Facebook cuenta 1.600.000 de “me gusta”. En Youtube, el canal de la Casa Rosada posee 69.550 suscriptores y 3.737 videos. A su vez, el interés por la mandataria se nota en esta última red social: Cristina Kirchner Remix, un rap hecho a partir de las palabras de la presidenta, tiene 1.216.644 de reproducciones, mientras que El Bananero – Entrevista a Kristina lleva 1.137.525 vistos.

Las palabras que nunca llegaron

 Si bien la cadena nacional se ha convertido en un recurso habitual, llama la atención que Fernández de Kirchner no se haya expedido sobre algunos temas de gran relevancia social que ocurrieron durante su mandato. Uno de estos casos fue la Tragedia de Once (febrero de 2012), cuando el tren Nº 3772 de la línea Sarmiento no detuvo su marcha y chocó contra la contención de la estación. Hubo 52 muertos y 702 heridos. Sí se declaró duelo nacional.

 Otra ocasión en las que faltó la comunicación fue luego del Cacerolazo #18A (abril de 2013). El #18A convocó sobre todo a la clase media, mediante las redes sociales, y los líderes de la oposición lo apoyaron con su presencia en la manifestación.

Por último, llamó la atención que CFK no se haya pronunciado por cadena nacional ante la marcha masiva Ni una menos (junio de 2015). Sólo habló sobre el tema en Facebook y Twitter, en especial contra el acoso callejero. Probablemente, quiso evitar las confrontaciones sobre por qué se incumple la reglamentación de la Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres Nº 26.485.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence