Social

Crisis_Brasil1

#Petrolao: el escándalo que amenaza el crecimiento de Brasil

Al parecer la sentencia del escritor y político José Saramago, la corrupción es el gran signo que describe nuestros tiempos y que en el fondo, no le importa a nadie, parece ser la profecía autocumplida de estos años.

Mientras aún no acabamos de digerir lo que sucede con la llamada “Primavera  guatemalteca” o con en la FIFA,  un escándalo de proporciones catastróficas se cierne en Brasil.

Hace unos meses, comenzó a destaparse lo que podría ser el mayor caso de corrupción de su historia: el “Petrolao”, que involucra a importantes empresarios, dirigentes, a la presidenta Dilma Rousseff y a su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva.

El efecto inmediato de estos sucesos fue el descenso en el favor popular de la mandataria. De acuerdo a una encuesta publicada el 20 de junio, la imagen positiva de Rousseff es del 10% (en abril, era del 13%). La última vez que un presidente tuvo tan poca imagen positiva fue en 1992, cuando Fernando Collor de Mello fue sometido a juicio político por un caso de corrupción.

La situación de Rousseff se agrava si se toma en cuenta la importante crisis económica que atraviesa Brasil. Según el Fondo Monetario Internacional, este año la economía brasileña caerá un 1%. Además, la tasa de desempleo es la mayor desde septiembre de 2013: en enero de este año llegó a 5,3%.

Políticos y empresarios implicados

En marzo de 2015, el juez del Supremo Tribunal Federal Teori Zavascki dio su aval para investigar a 47 políticos sospechados de integrar una organización criminal. Así fue como se destapó el “Petrolao”. Entre los investigados están: Renan Calheiros (presidente del Senado Federal); Eduardo Cunha (presidente de la Cámara de Diputados); 22 de los 513 diputados federales; 12 de los 81 senadores; 12 ex diputados; ex ministros de Rousseff y de Da Silva;

Collor de Mello; Roseana Sarney, ex gobernadora del estado de Maranhao; Joao Vaccari, ex tesorero del Partido de los Trabajadores, y varios integrantes de seis partidos políticos.

El caso gira en torno a U$S 2.000 millones que la empresa Petrobras habría obtenido de manera ilegal, en particular, mediante sobreprecios. El dinero se habría utilizado para pagar sobornos y financiar campañas políticas. Sin embargo, a medida de que las investigaciones avanzaban, otras compañías empezaron a ser cuestionadas.

Sin ir más lejos, el 18 de junio fueron detenidos dos importantes empresarios de la construcción: Marcelo Odebrecht, presidente de Odebrecht, y Otávio Marques de Azevedo, presidente de Andrade Gutierrez. Fueron acusados de fraude en licitaciones y formación de cartel. Esta vez fue el reconocido juez federal Sergio Moro quien dictaminó las capturas. Las dos compañías formaban parte de un grupo de casi 20 constructoras que conseguían licitaciones de Petrobras a través de coimas. Se supone que operaban desde 2002.

El impacto de la noticia

A pesar de contar con muchos adeptos en las redes sociales (sólo en su cuenta de Twitter tiene 3.740.000 seguidores), Rousseff no ha hecho declaraciones respecto al escándalo y mencionó a Petrobras de manera positiva en un tuit del 13 de junio. Lula Da Silva y Petrobras tampoco tuitearon al respecto. Por su parte, Odebretch y Andrade Gutierrez publicaron comunicados de prensa, entre los días 19 y 22, en los que dejaron en claro su desacuerdo ante la detención de los ejecutivos de sus compañías.

Los tuiteros siguieron atentamente la evolución de los hechos. La palabra “Petrolao” se repitió 13.000 veces durante el último mes. Petrobras y Odebrecht fueron mencionados alrededor de 130.000 veces en los últimos 30 días, con importantes picos durante el 18 y 19 de junio. También fueron convocados en las redes las dos figuras políticas más relevantes del caso: Rousseff y Da Silva (592.861 y 413.845 menciones respectivamente).

Como ya es su costumbre en asuntos de importancia internacional, el humorista John Oliver se ocupó del tema en su programa Last Week Tonight: el video ya tiene 1.171.534 reproducciones en Youtube. La prensa del mundo reflejó en sus titulares la importancia de lo ocurrido en los últimos meses: Brazil Leader’s Credibility Tested as She Woos U.S. Investment (The New York Times), Brasil: la oposición denunció a Rousseff por crímenes fiscales y va por el juicio político (Infobae), Caso Petrobras: Arrestan en Brasil al director de la mayor constructora de América Latina (RT).

¿Cómo hará la séptima mujer más poderosa del mundo para revertir esta situación? La investigación sigue su curso y promete no tener trato especial con nadie. No se puede prever una solución para el gobierno de Rousseff porque, también en Latinoamérica, cada historia tiene un final fuera de lo esperado.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence