Social

maduro_2

Conflicto fronterizo entre Venezuela y Colombia suma más de 1.000 deportados

El pasado 19 de agosto, el presidente Nicolás Maduro ordenó el cierre de la frontera de Venezuela con Colombia después de que tres militares venezolanos y un civil fueran gravemente heridos por supuestos paramilitares colombianos.

El conflicto, que no es nuevo, pues el régimen venezolano viene denunciando la operación de grupos paramilitares colombianos en su frontera hace más de 11 años,  ahora encontró un repunte por las medidas tomadas por Maduro.

Bajo el nombre de  Operativo de Liberación y Protección del Pueblo militares venezolano allanaron  cientos de casas donde vivían  familias de origen colombiano afincados en la frontera y procedieron a marcar con una R los hogares ya revisados y una D para indicar las que debían ser demolidas.

Hasta el momento, según informó la Organización de las Naciones Unidas más de 1.000 personas han sido deportadas y más de 7.000 han retornado a Colombia voluntariamente,  generando una crisis diplomática entre ambos países.

Ante cientos de denuncias de los deportados por maltrato físico, verbal, desintegración familiar y destrucción de viviendas, así como retención de documentos de identidad, la ONU y OEA, y organizaciones no gubernamentales como Amnistía internacional a pedir al  régimen de Maduro que los derechos  humanos de los afectados sean respetados.

La respuesta venezolana la dio la canciller de ese país, Delcy Rodríguez,  publicó en su cuenta de Twitter que “La Revolución Bolivariana ha garantizado derechos humanos fundamentales al éxodo masivo de hermanos colombianos que no son atendidos por su país de origen”

Contrabando, escasez, violencia y guerra ideológica

Explicar todos los puntos de roce entre Venezuela y Colombia en estos últimos 20 años, puede ser tan largo como los 2.219 kilómetros de frontera compartida , que ahora permanece cerrada por 60 días por decisión de Maduro y que afecta directamente a las 40 mil personas que según la  Cámara de Integración Económica Venezolana Colombiana (Cavecol), transita diariamente en sus puntos más importantes.

Aquejados por profundos problemas económicos y sociales, Colombia y Venezuela se han ubicado en las antípodas del discurso ideológico. Mientras Colombia optó por el conservadurismo y una directa alianza con Estados Unidos para la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla; Venezuela, empujada por la pobreza y desigualdad  optó por la revolución bolivariana  y el socialismo del siglo XXI.

Mientras en Colombia existe un mercado libre en Venezuela, el estado establece y administra los precios.  De allí se explica que la frontera se ha convertido en un escenario de “contrabando” de un 40% de alimentos, y otros productos subsidiados por Venezuela que pasan hacia Colombia clandestinamente. El traslado ilegal de nafta produce pérdidas para Venezuela. Por ejemplo, un tanque de 40 litros se puede llenar en Venezuela por menos de US$0,50. La misma cantidad es vendida a Colombia por US$10.

Maduro atribuye estas actividades ilícitas a grupos paramilitares colombianos que se dedican al contrabando y generan escasez, con el fin de “desestabilizar la revolución”

Los grupos paramilitares a los que Maduro hace referencia serían grupos desprendidos de las Autodefensas Unidas de Colombia – AUC- conocidos en la zona como BACRIM y que una vez desarticulados en Colombia habrían continuado operando en frontera binacional realizando contrabando, secuestros y  refinamiento de cocaína. Efraín Velázquez Lugo, responsable máximo militar del territorio fronterizo venezolano, aseguró que el principal paso con Colombia se había convertido en un “portaaviones del paramilitarismo”, reportaba EFE esta semana.

En contraposición el  Presidente Juan Manuel Santos expresó su rechazo ante las medidas adoptadas por Maduro, sin  hacer referencia al problema del paramilitarismo en las fronteras, ni al contrabando de mercadería desde el país petrolero.

Santos usó su cuenta  Twitter para extender mensajes de apoyo a los colombianos afectados por las medidas del régimen chavista a través del hashtag  #AtenciónFrontera. La etiqueta se impuso como trending topic y fue utilizada por las cuentas oficiales del gobierno para responder preguntas y dar a conocer los puntos de asistencia social.

Se manifestó así que hubo una estrategia social media del gobierno colombiano en las redes.

 El conflicto explotó en las redes sociales

Las redes sociales se usaron activamente durante el conflicto. En medio de la crisis, el senador y expresidente Álvaro Uribe viajó a la frontera ayer y con megáfono en mano, rodeado por seguidores y candidatos del uribismo en la región, comparó a Maduro con Hitler,  decía esta semana el medio La Silla Vacía.

Por ejemplo, el ex presidente Álvaro Uribe visitó Cúcuta y fiel a su estilo expresó su rechazo a Maduro; para ello usó también su cuenta de  Twitter: “acompañando en Cúcuta a nuestros compatriotas torturados por la dictadura Maduro”, publicó.

En oposición a lo expresado por Uribe Vélez, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y ex presidente de Colombia, Ernesto Samper aseguró  en su cuenta de Twitter que “hace un año denunciamos el peligro de la intromisión de paramilitares colombianos en Venezuela.  Las métricas de su declaración dejan en claro el revuelo de la afirmación: 436 Retuits y 72 Favorites.

Por su parte, los usuarios venezolanos expandieron su apoyo a la decisión del presidente Maduro a través del hashtag #VenezuelaExigeRespeto. La etiqueta superó los 264.000 tuits durante la última semana y se ubicó en el tercer lugar como Trending Topic en la red social Twitter a nivel mundial. La convocatoria masiva en “defensa de la soberanía nacional venezolana”, estuvo acompañada por el hashtag #EnLaCalleXLaPaz, el cual tuvo 10,981 menciones.

La actividad en Twitter por parte de los venezolanos generó otros trending topic, entre los más destacados fueron #VenezuelaTierraDePaz que obtuvo cerca de 42.000 tuits durante la última semana, seguido por #BastaDeParamilitarismo y #AtenciónFrontera.

Del lado de Colombia, los usuarios de ese país se movilizaron a través de los hashtag #YoSoySolidario con 1,550 menciones y #ColombiaUnida con 1,022. Colombia se posicionó en las tendencias de Google como el segundo país que más consultó sobre el tema deportación durante agosto.

En medio del conflicto el presidente Santos pidió a la Organización de los Estados Americanos OEA una reunión de cancilleres, no obstante El pleno de representantes no aceptó la petición colombiana que recibió 17 votos a favor, 5 en contra, 11 abstenciones y una ausencia, así Colombia  enfrenta un revés diplomático.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence