Social

Ottoperez2

Guatemala entre la tragedia y la farsa

#YoNoTengoPresidente fue el grito que se escuchó en las calles de Guatemala y el hashtag que copó las redes sociales el pasado 2 de septiembre después de que Otto Pérez Molina renunciara a la presidencia.

La caída de Pérez Molina se produjo luego de 19 sábados de manifestaciones y el creciente descontento ciudadano. Así debió presentar al Congreso su renuncia como a la primera magistratura del país centroamericano.

Entre las explicaciones de la decisión para abandonar  su cargo, Pérez Molina señaló que la más importante consiste en “mantener la institucionalidad y el orden que corresponde dentro del Estado”, sin embargo dado el poco tiempo entre su dimisión y las elecciones presidenciales, no son pocos los analistas que ven en la renuncia un cálculo político que le permitirá al ex mandatario mejorar su imagen y negociar políticamente el juicio que se le avecina.

En su lugar Alejandro Maldonado, ex vicepresidente de la Nación, asumió la presidencia y estará en el cargo hasta enero de 2016. 

El comienzo del fin

Todo empezó el 16 de abril cuando la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) acusó a Pérez Molina y a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti de participar en el mayor caso de corrupción aduanera que había vivido el país desde la vuelta a la democracia en 1985.

La investigación fue denominada ‘La Línea’ en la cual hay más de 100 personas sometidas a investigación, 80.000 escuchas telefónicas y 5.000 mensajes de email confirman las acusaciones  contra los ex mandatarios.

Después de que el caso saliera a la luz, la ciudadanía hizo una convocatoria masiva a través del hashtag #RenunciaYa difundido el 25 de abril. Miles de guatemaltecos se concentraron en las calles para expresar su rechazo ante la ola de corrupción gubernamental. La presión social desembocó en la renuncia de Baldetti.

El reclamo no quedó ahí, el 16 de mayo más de 30.000 personas entre universitarios, campesinos y empresarios llenaron la Plaza Central de la capital marcharon para pedir la renuncia de Pérez Molina a la presidencia.

Ese había sido solo el primer paso de una revolución más grande. Durante 19 sábados los guatemaltecos se unieron para reclamar por justicia y las redes sociales fueron el medio para difundir la convocatoria.

Las plataformas de acción

El éxito del uso de las redes sociales en Guatemala es masivo. Tan solo en Facebook cuenta con 4.2 millones de usuarios. La crisis política que atravesó Guatemala demostró cómo la utilización estas fue fundamental para conseguir el cambio gubernamental que estaban esperando.

Según la consultora Findasense, el 25 de abril se enviaron 66 mil invitaciones a través de Facebook y se logró convocar a 30 mil personas exigir la renuncia de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti. Las conversaciones usaron el hashtag #RenunciaYa obtuvo más de 39.000 menciones durante el último mes.

Después de cuatro meses otra de las grandes concentraciones fue durante el paro nacional del 27 de agosto cuyo fin consistía en que Otto Pérez Molina abandonara su cargo. Ese día la interacción fue mucho mayor.

El hashtag #Paro27A se convirtió en Trending Topic y superó las 55.000 menciones, más de 100 mil personas se reunieron en la Plaza de la Constitución y generaron 98 mil conversaciones en torno a la polémica gubernamental.

Las demandas ciudadanas continuaban y exigía que el expresidente Pérez Molina fuera procesado por los cargos de corrupción que pesaban en su contra. En consecuencia, para el 1 de septiembre la etiqueta #ExijoMis105Votos se posicionó en Twitter y generó 71,500 conversaciones. Ese mismo día, 132 diputados votaron para retirar la inmunidad a Pérez Molina para que fuera procesado consiguiendo satisfacer las demandas de los guatemaltecos.

El 2 de septiembre el ex mandatario renunció a su cargo y optó por cancelar sus cuentas en Facebook y Twitter. En contraposición Alejandro Maldonado tuvo que cambiar su usuario en Twitter de @amaldonadovice a @amaldonadopdte.

Los internautas celebraron la noticia bajo el hashtag #YoNoTengoPresidente y #OPMrenunció en Twitter generaron 38 y 18 mil menciones, respectivamente.

El 4 de septiembre, el juez Miguel Ángel Gálvez ordenó prisión preventiva para Otto Pérez Molina a la cárcel de Matamoros mientras trasciende su juicio.  El país estaban listos para continuar con un nuevo proceso que sería las elecciones generales del 7 de septiembre.

El proceso electoral trascendió sin inconvenientes

Según las estadísticas del Banco Mundial, el 21% de guatemaltecos viven en pobreza crónica. Además el 63.3% de los empleados no tiene contrato de trabajo y su ingreso promedio es de US $292 al mes como máximo

En medio del caos político y social, el proceso electoral se mantuvo como se había previsto. El pasado domingo 7 de diciembre el 80% de los 7,5 millones de guatemaltecos se presentaron en las urnas para elegir a los representantes del país para el periodo 2016-2020.

Es así que se eligieron en total 338 alcaldes, 158 diputados al Congreso, 20 diputados al Parlamento Centroamericano, presidente y vicepresidente.

Entre los primeros resultados se conoce que el comediante y representante del partido Frente de Convergencia Nacional-Nación de corte Nacionalista, Jimmy Morales obtuvo el primer puesto con el 24,20% de los votos.

La segunda vuelta electoral será el 25 de octubre. El ballotage aún está por definirse entre Sandra Torres Casanova (19.74%), la ex esposa del expresidente guatemalteco Álvaro Colom por el partido Unidad Nacional de la Esperanza y el empresario Manuel Baldizón del partido Libertad Democrática Renovada, Líder con el 19.65%.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence