Social

twitter_nr-672xXx80

Twitter como herramienta de comunicación política

Esta red es un servicio de microblogging creado por Jack Dorsey en marzo de 2006 y lanzado en julio de ese mismo año. Como refleja una entrevista realizada a su creador, en 2006, éste trabajaba en una compañía informática al borde de ser devorada por Apple. Su jefe, Evan Williams, se dirigió a él y le gritó: “Jack, por favor, ¡encuentra una idea para que salgamos de ésta!”. La respuesta de Jack fue instantánea: un servicio que permite contar a quien queramos, en pocas líneas, dónde estamos y qué hacemos. Acababa así de nacer Twitter.

“Twitter no es una red social sino una herramienta de comunicación”, como sostiene su creador. También añade que “Twitter es como la electricidad: uno puede utilizarlo como quiera. Todo el mundo lo emplea: las celebrities, las personas anónimas; y por todo tipo de razones: médicas, educativas, personales y políticas también. Twitter favorece la democracia directa. Es una revolución social y cultural que acerca a los ciudadanos al poder.”

El modelo comunicativo de Twitter es definido con diez características que dotan a la red de potencial y utilidad. Así, para este autor, Twitter es asimétrico, breve, descentralizado, global, hipertextual, intuitivo, multiplataforma, sincrónico, social y viral.

Sin duda alguna, Twitter se encuentra en un momento de gran relevancia social. Medios de comunicación, celebrities, políticos, líderes de opinión y movimientos sociales, están presentes en la red. Asimismo, la plataforma resulta útil como espacio informativo para enterarse de la actualidad: es directa, ágil, inmediata, donde la voz del usuario puede ser escuchada y donde ser relevante en esta red es un indicador de prestigio social.

Pero también se destacan aspectos negativos: Existe, por lo general, dificultad para expresarse en pocos caracteres; muestra un marcado carácter evanescente puesto que los tuits duran poco tiempo; los líderes de opinión y las celebrities dominan las conversaciones y, por otra parte, participar sin ser retuiteado o mencionado es muy similar a ser ignorado.

Ante este panorama, ¿por qué políticos, gobiernos y movimientos sociales deben estar en Twitter? La respuesta es sencilla: políticos y gobiernos a través de esta red pueden compartir, conversar, escuchar, reducir el tiempo de espera y crear una relación más directa con el ciudadano; para los movimientos sociales, la red los ayuda también a compartir, conversar, escuchar, crear una relación directa con los participantes, coordinarse en el movimiento, programar acciones, etc. De hecho, conscientes de la capacidad vírica que posee esta red, dirigentes planetarios poseen cuentas oficiales y son muchos los movimientos sociales que cuentan con perfiles en la red.

Llegados a este punto podemos ofrecer un ejemplo de cómo en Social Media se intenta gestionar una crisis a través de las redes sociales, más concretamente, a través de Twitter. Es el caso de la situación que el gobierno estadounidense padeció el 29 de Julio de 2011 cuando se estancaron negociando la elevación del techo de deuda entre Demócratas y Republicanos. Tenían de plazo hasta el 2 de Agosto pero cada vez era más difícil llegar a un acuerdo con los Republicanos. Es entonces, cuando el equipo de Barack Obama en Twitter, @BarackObama, asume tomar una decisión sin precedentes en la red, consistente en la distribución de todas las cuentas de los congresistas y senadores Republicanos con el objetivo fundamental de que aquellos que lo desearan pudieran dirigirse a ellos y presionarles. Nos encontramos ante una auténtica acción viral. La palabra clave que utilizaron fue “COMPROMISE” y su objetivo era presionar a través de la red a los representantes Republicanos para poder llegar a un acuerdo. Según el estudio, las menciones recibidas en las 232 cuentas fueron un total de 169.464 y que llevaran incluida la palabra “COMPROMISE” fueron 64.400 (38%). Es decir, casi un 40% de los tweets recibidos llevaron esta palabra incluida, por lo que puede deducirse que estos tweets iban referidos a la situación concreta sobre la que el equipo de Barack Obama había tomado la decisión de actuar. Tenemos aquí, un claro ejemplo de cómo a través de Twitter se pudo presionar para evitar una crisis.

Rodríguez y Ureña han elaborado un decálogo de las principales razones por las que entienden que los políticos deberían plantearse formar parte de la comunidad tuitera. Las diez razones que estos autores esgrimen son las siguientes:

1.- Twitter aporta (todavía) imagen de modernidad.

2.- Permite la conversación con el ciudadano.

3.- Los usuarios de Twitter son “líderes de opinión” en sus entornos.

4.- Es una herramienta de comunicación interna y genera continuidad.

5.- Twitter es ya el medio pegado a la actualidad.

6.- Es una fuente de información para los periodistas y una vía para mejorar la relación con ellos.

7.- Ayuda a los políticos a pensar y hablar en “titulares” y, por tanto, a ser mejores portavoces.

8.- Humaniza a los políticos y aumenta la empatía hacia ellos.

9.- Es un termómetro social.

10.- ¿Ayuda a ganar elecciones?

Rodríguez y Ureña hacen, además, una consideración y es el hecho de preguntarse si Twitter sobrevivirá al paso del tiempo o si por el contrario, acabará siendo algo pasajero. Lo que no les cabe duda a estos autores es que el concepto de comunicación participativa y diálogo abierto que Twitter ha contribuido a implantar es algo que ya, difícilmente, podrá diluirse.

De hecho, Twitter es considerado una herramienta tan influyente que las instituciones y partidos políticos distribuyen manuales de estilo para gestionar correctamente su uso.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence