Social

ice-bucket-challenge

Del Ice Bucket Challenge al Ice Bucket Party

El llamado Ice Bucket Challenge es la campaña que propone el desafío de tirarse un balde de agua helada (con cubitos incluidos) en la cabeza y luego “nominar” a tres personas para que sigan la cadena, con el fin de concientizar acerca de la esclerosis lateral amiotrófica o ELA. La misión intenta promover la donación de dinero a las fundaciones que tratan dicha enfermedad.

ELA es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central. Se trata de una degradación de las neuronas motoras de la médula espinal y el cerebro, que producen debilidad y atrofia muscular en los músculos del esqueleto humano. Conlleva una exaltación de reflejos tendinosos que causa una sensación fría en el cuerpo, por eso el balde con hielos. En etapas avanzadas puede comprometer las vías respiratorias y la tráquea.

La enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres y suele darse después de los 50 años, aunque hay casos en menores de 30. Generalmente, la sobrevida es de hasta 15 o 20 años de detectada. La misma afecta al famoso físico Stephen Hawking, entre otros.

Hace dos años, cuando al ex jugador universitario de béisbol, Pete Frates, de 29 años, le diagnosticaron ELA comenzó con este desafío. Luego tomó un mayor impulso el 7 de agosto, en la plaza Copley de Boston, donde 200 personas se juntaron para tirarse un cubo de hielo encima para recaudar dinero y que la gente sepa de la existencia de esta enfermedad que no tiene cura ni tratamiento. El desafío con objetivos solidarios ha recaudado más de 22 millones de dólares, destinados a asociaciones de enfermos de ELA.

En las últimas semanas varios artistas, deportistas, políticos, empresarios y celebridades de Estados Unidos fueron nominados. De esta forma se viralizó en las redes sociales de forma inmediata en todo el mundo a través del trending topic #IceBucketChallenge con casi 4 millones de menciones en el servicio de microblogging.

Algunos de los deportistas que se sumaron a la causa fueron Lionel Messi quien realizó la prueba y “nominó” a Sergio Agüero, Ezequiel Lavezzi y el actor Nicolás Vázquez. Piqué y Shakira, ella fue la primera en dejarse vaciar la cubeta de agua helada y cuando fue el turno del futbolista del Barça, tuvo algunos problemas para arrojar el agua, por lo que Piqué sufrió un pequeño golpe a en la frente.

La pareja de actores de Hollywood, Ben Affleck y Jennifer Garner, se animaron a realizar el reto juntos en el jardín de su casa. Ben dijo que además de aceptar el reto también haría una donación, y unos momentos después de decir a quién nominaba, Jennifer, su esposa, le lanzó la cubeta de agua helada. y él la tomó por las piernas y la lanzó junto con él al agua, provocando la risa incontrolable de sus hijos.

Otras de las personalidades que se sumaron a la larga lista fueron Mark Zuckerberg, Robert Downey Jr., Jennifer Lopez, Steven Spielberg, Oprah Winfrey, Bill Gates, Taylor Swift, Lady Gaga y Justin Timberlake, entre otros.

Así, por encima de la “buena onda” o buena intención de Affleck y su familia, el efecto de tirarse una cubeta de hielo para que de alguna forma el participante en la campaña sienta el mismo frío que siente quien padece ELA, termina siendo un juego, un asunto trivial.

Algunos críticos han dicho que quien se aplica el cubo, debería tratar de quedarse quieto y serio, porque ese shock debe ser en el fondo un momento de reflexión, sobre el dolor de una enfermedad que te congela.

Así el Ice Bucket Challenge ha ido perdiendo fuerza simbólica para quedar convertida en la “Ice Bucket Party”.

Contrapuntos

Dos grupos de activistas señalan de forma crítica el efecto del Ice Bucket Challenge: ambientalistas que cuestionan a todos aquellos que se tiran agua potable encima y activistas por el acceso al agua potable.

Según la Agencia de Protección Ambiental se han utilizado casi 19 millones de litros de agua potable en esta campaña, cantidad suficiente para dar de beber a 27 mil 436 personas durante un año.

Mención aparte merece la ONG “The Water Project”, que sin dejar de sumarse al desafío, aprovechó la oportunidad para recordar la problemática del acceso al agua potable en el mundo, que es mucho más crítica y fácil de resolver que el misterio del ELA: actualmente 884 millones de personas en el mundo carecen de acceso al agua potable, 3,5 milloes mueren al año por enfermedades vinculadas al agua, y casi 2 de cada 3 personas, que necesitan agua potable, sobreviven con menos de 2 dólares al día.

En muchos países en desarrollo, las mujeres y niñas caminan un promedio de más de 3,5 kilómetros cada día para buscar agua, y pasan más de 15 horas a la semana reuniendo el agua necesaria para sobrevivir. Sin embargo, la diarrea es la segunda causa de muerte infantil en el mundo de hoy, la cual es causada por la falta de agua potable.

© Illuminati Lab Blog. Social Media Intelligence